El rol de las jugueras de datos en una economía de servicios

0

jugo-DataMal año para las startups tecnológicas. Los unicornios (empresas privadas con valuación superior a mil millones de dólares) languidecen. Muchos de los que salieron a bolsa, cada día que pasa ven como se desinfla su valor de mercado. El panorama es desolador salvo para los que se dedican a exprimir datos.

Según la consultora especializada PitchBook, durante este 2016 las empresas que basan su negocio en  el análisis de datos para entregar productos, representaron casi la mitad de las 10 mayores inyecciones de capital de riesgo de Estados Unidos.

Algunas de estas empresas no las conoce nadie y otras sí aunque pueda sorprender verlas en la lista: Lyft, Magic Leap, Snapchat, Oscar, Flatiron Health, Jawbone, LendUp, Domo, DoorDash. Operan mayormente para industrias que todavía no se dieron cuenta plenamente del valor del Big Data, como la de servicios financieros y salud.

Las empresas tradicionales, cada vez más, dependerán de estos servicios de terceros para seguir en el negocio. Y como dice esta nota de Fortune “tendrán que prestar mucha atención a qué datos están compartiendo, con quién, y si sus proveedores reclaman la propiedad de esa información”.

La cuestión de la propiedad de la información es delicada y parecería que no justamente por una demanda de los usuarios. De hecho, las mayorías se dividen entre los que no tienen la menor idea de lo que pasa cuando una aplicación accede a su ubicación geográfica y los que sí pero no les importa (y si pueden obtener algún beneficio, mejor)

Pero a medida que millones de sensores y otros dispositivos en línea controlaran no sólo la ubicación de las personas, sino también el estado del transporte público los aparatos domésticos que utilizan, etc., la cuestión de la propiedad de la información deja de ser una cuestión decorativa.

En realidad ya es un asunto nebuloso (¿el dato es del fabricante del dispositivo, el desarrollador de la aplicación o el carrier de conectividad?). Y no hace falta mucha imaginación para entender que se va a poner más complicado a medida que se agregan miles de fuentes más al exprimido.

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *