CC sur



« | »

Por qué los jefes importan

En un muy buen artículo publicado por McKinsey Quarterly, el investigador Robert I. Sutton de la Universidad de Stanford, desmenuza está cuestión que a primera vista puede parecer una perogrullada.

Los jefes importan porque más del 95% de todas las personas en la fuerza de trabajo tienen jefes, son jefes, o ambos. Importan porque muchos estudios muestran que más del 75% de los empleados dicen que lidiar con su jefe inmediato es la parte más estresante de su trabajo.

“Son importantes sobre todo para las personas ubicadas debajo de ellos en la jerarquía, para las personas que guían, quienes constantemente se topan con sus virtudes, debilidades y  caprichos”, dice Sutton.

Según el autor, una máxima aplicable a cualquier liderazgo –ya sea el de una compañía Fortune 500 o la cocina de un restorán- es que el éxito depende de mantenerse en sintonía con las personas que interactúan con mayor frecuencia e intensidad.

Los jefes transmiten su estilo de conducción y de esta manera establecen el tono de las relaciones en una organización. Son observados permanentemente por sus subordinados, ellos  saben más sobre él que viceversa. Y, por supuesto, los líderes más inteligentes aprovechan esta asimetría a su favor.

¿De qué manera? Bueno, antes digamos que existe bastante evidencia que demuestra que los jefes rara vez representan más del 15% de la diferencia entre el buen o mal desempeño de una compañía, aunque a menudo obtienen más del 50% del crédito o la culpa por el éxito o el fracaso.

Sutton ofrece cuatro sugerencias para magnificar esta ilusión de control:

Exprese confianza, incluso si no la siente: la confianza es crucial para inspirar a sus seguidores, y al igual que todas las emociones es contagiosa.

-Prohibido titubear: indecisión, demora y palabrería son características típicas de un mal jefe. Los mejores saben que las decisiones claras y rápidas refuerzan la ilusión (y la realidad) de que están a cargo.

Obtener y dar crédito: los buenos líderes siempre dan a sus seguidores más crédito del que probablemente merecen,  y cuando hacen esto todos ganan.

-Mea culpa: demostrar que usted y su gente han aprendido del fracaso es muy importante. Implica, por supuesto, tomar control inmediato de la situación en la forma que pueda y emprender un nuevo enfoque.

Posted by on 22 noviembre, 2016.

Categories: Sin categoría

0 Responses

Leave a Reply

« | »




Entradas recientes


Páginas