El gran desafío de motivar a la nueva generación

2

milesaSi bien no existen definiciones estrictas en relación a cuando empiezan y terminan las diferentes generaciones, podemos hablar de un período de 20 años. Para la Generación Y, más conocidos como Millennials, ese período abarca a las personas nacidas entre 1980 y el año 2000.

Teniendo en cuenta estas fechas, la mayoría de las personas que están entrando a sus primeros trabajos de tiempo completo pertenecen a esta generación.

A diferencia de las anteriores, este nuevo grupo de jóvenes tiene características muy definidas que en muchos casos generan gran impacto en la generación anterior, conocida como la generación X. Algunas de las cosas que los definen es la apertura al cambio, la valorización del presente y la necesidad de encarar sus tareas cotidianas con pasión.

Para muchos, las grandes aspiraciones de sus padres son una verdadera pesadilla y lo que buscan es disfrutar de su trabajo. Están conectados mediante la tecnología, utilizan las redes sociales y buscan sentirse en un proceso de evolución permanente. Tienen la certeza de que la vida puede estar dentro y fuera de las empresas y cuando creen que una situación o un trabajo deja de ser un reto, no dudan en buscar un cambio.

En pocas palabras, estos individuos han cambiado su concepción del trabajo, pasando del trabajo como sacrificio al trabajo como disfrute.

Esto implica un gran desafío para directivos que deben aprender a gestionar a estos nuevos empleados. Es por eso -sugieren varios especialistas en RRHH-, que dirigir personas que pertenecen a esta generación requiere de tácticas diferentes a las empleadas hasta ahora.

En primer lugar, este nuevo grupo de sujetos híper conectados son reacios a cumplir con horarios y espacios fijos de trabajo. Este es el primer punto en el que muchas veces se generan cruces con miembros de generaciones anteriores, criadas bajo paradigmas muy diferentes.

Sin embargo, la gestión de la Generación Y en el lugar de trabajo es sólo una parte del asunto. El mayor desafío es motivar a estos empleados para que se comprometan y se queden en la compañía.

Se ha dicho muchas veces que la lealtad no es uno de los puntos fuertes de esta generación, pero es importante revisar y reflexionar sobre qué es lo que esta generación entiende realmente por lealtad. A continuación, cuatro estrategias clave que vale la pena tener en cuenta a la hora de gestionar a estos nuevos talentos:

  • Los millenials necesitan estar motivados. Para eso, es importante conocer cuáles son sus metas personales y profesionales para luego alinearlas con los proyectos que se les asignan. Es en esta alineación donde se aprovecha realmente su pasión y compromiso por el trabajo que hacen y, por extensión, con la empresa en la que trabajan.
  • Otro punto a destacar es el tema de los reconocimientos. Más allá de los aumentos y de la actualización de los salarios, el reconocimiento público por sus contribuciones, los premios adicionales, tales como certificados y oportunidades especiales, son ampliamente valoradas por esta generación.
  • Ofrecer un trato diferencial y oportunidades de crecimiento para aquellos que sobresalen puede servir para retener a los empleados valiosos y para que su ejemplo motive a todo el equipo.
  • Por último, apoyar las causas que son importantes para ellos puede llegar a generar un vínculo más fortalecido que beneficia a todas las partes. Esta es una generación que está involucrada en muchas causas fuera del trabajo.

Los Millennials son realmente muy trabajadores, creativos y apasionados. Son las compañías las que deberían innovar sus estrategias de gestión para lograr que se conviertan en sus empleados más leales y comprometidos.

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *